martes, 14 de julio de 2009

XVI

Muerte: Lo único seguro, lo único que escapa de las garras de aquel único y omnipotente poder universal llamado azar. Muerte: ¿Fin de la Vida?, ¿Inicio de otra?, ¿Nada?, ¿Algo?, ¿Todo?, no lo sé, ni Tú tampoco, querido Lector. Pero si sé que matar a otro Ser Humano es algo prohibido. Sólo el caótico Azar del universo tiene esa capacidad. Sólo a él puedo perdonar. Y es por el poder que éste me ha otorgado, que yo también puedo matar a cierto tipo de despreciables seres humanos. Es en nombre de este poder sagrado que Yo mato a los que matan.

Mi Nombre es Viktor Krasnov. Mis hombres me llaman "El Jefe". Nací en Novorsbirsk (U.R.S.S.) en el año ****. Ya entrado en mi adultez, oí el llamado del Caos. Llegué a esta maldita ciudad (Realmente esta ciudad está maldita) hace dos años con mis dos hijos, Borís y Dorís, y un séquito de "Hombres-Iluminados" dispuestos a defender el derecho a la vida. Ya varios de los ciudadanos-malditos, se han unido a nuestra causa, algunos por el arrepentimiento mismo ante una vida de asesinatos, otros para ayudarnos a limpiar el mundo de la Escoria-Asesina.

Ay!, querido lector, si pudieras sentir como se retuerce mi alma al matar a cada uno de estos impíos hombres y mujeres, no podrías soportar el peso que yo debo resistir sobre mi vida entera. No sobre mi consciencia, sino que sobre todo mi ser. El Azar ha sido muy generoso conmigo, y yo no puedo malagradecer tan benévolo gesto. Es mi deber faltar a la única ley. sólo así el universo tendrá paz. Sólo así la humanidad logrará evolucionar. Sólo así el Azar podrá venir a cobrar mi vida, y yo con gusto se la daré.



1 comentario:

un mar de sol dijo...

yo mato al amor porque no sé amar al amor

ven a matarme

es lo mejor